REPERTORIO DE DANZAS

Es variado y tiene cada una de ellas una característica especial. Unas danzas, se denominan de palo abierto, otras de palo cerrado, y otras como las espadas, las fajas, el cordón y las castañuelas, que no tienen letra (o no ha llegado hasta nosotros), quizás signifiquen conmemoraciones o hechos guerreros indeterminados.

En la plaza, los danzantes dedicaban al Santo Niño, una loa y unas comedias (un auto sacramental llamado el pueblo cristiano), hasta hace años.

 

El número de danzas, es de doce. Unas con letra, que es recitada calladamente por los danzantes a medida que se baila y que ayuda al baile. Otras son sin letra. Y son: el saludo, pena negrito, domingo me enamoré, una dama con chinchilla, ramales afuera, Antón Molinero, Marizápalos, al milano se nos da, las espadas, las fajas, el cordón y las castañuelas.
A través del tiempo, se ha perdido otra danza que completaba el repertorio.

 

Las espadas, es una danza espectacular, de rito guerrero, con aroma de romance y de leyenda. Los danzantes, con sus espadas y escudos, bailan con movimientos rítmicos y señoriales, trazando giros y juegos simbólicos, con reminiscencias de danzas paganas.


Paloteo

Las fajas, es una danza guerrera. Debe tener su origen en conmemoraciones de victorias. Los danzantes, cogiendo cada uno el extremo de una faja, van entrecruzándose al compás del tambor hasta llegar a un momento, en que uno de los guías‚ queda aprisionado por el cuello con las fajas de los demás, deshaciéndose después la red formada.


Danza de las Fajas


El cordón, es una danza rápida, típica en la zona, de difícil ejecución. Hay que evitar que al destrenzar las cintas, se enmarañen. Quizás su significado esté según las danzas gallegas del mismo signo, en el origen de la creación‚ la plantación de un árbol como origen y la evolución de la vida en sí.

 

El formar parte del grupo de danza, es consecuencia de ofrecerse para ello y casi siempre los descendientes o familiares del danzante, han sido y son sus continuadores. Esto lleva consigo, asistir a los ensayos, que son muchos, para aprender todas las figuras del baile.
No puede pensarse que esto lo hagan por interés, ya que la única retribución que obtienen los danzantes, son las rosquillas de horno que los vecinos del pueblo, les dan cuando hacen la llamada ronda de los danzantes.



 

Valid XHTML 1.0 Transitional

ˇCSS Válido!


Textos escritos por:Isidoro Moreno.

Copyright© 2008 / Mapa Web

Diseñado por Ayla Diseño y Tecnología, S.L